Google+ Followers

lunes, 26 de diciembre de 2016

La crítica: ASSASSIN'S CREED

Basado líbremente en la saga del videojuego homónimo de Ubisoft nos llega esta versión para la gran pantalla.
Yo no soy muy fan, pero he de reconocer que había jugado alguna vez, aunque mi review será desde el punto de vista cinematográfico.
La historia: pueril, confusa y plana. Gracias a un director sin sangre que no conduce esta nave a buen puerto. Justin Kurzel, que también dirigió a Fassbender en la soporífera Macbeth vuelve a hacer su famoso "quiero y no puedo". De impecable factura visual no explica bien la trama, la desarrolla aún de peor manera y la finaliza con un desenlace que ni los propios actores entienden.
Jeremy Irons se pasa dos horas de reloj con cara de no entender nada pero como buen mercenario inglés se limita a poner la mano y no hacer demasiadas preguntas.
Marion Cotillard pasaba por allí, rodó en estudio media hora y se llevó un siculento cheque. Todavía piensa que estaba simplemente estaba doblando otro capítulo del videojuego.
Michael Fassbender hace lo que puede, pone empeño, pero sabe que todo huele a fatuo artificio veraniego estrenado a destiempo y con la intención compartida por todos los integrantes así como del respetable, de que no continúe con una secuela que solamente alargaría la vergúenza de los participantes en la función.
Este refrito de matrix con aires shakespearianos no gustrá ni a los gamers (de mas de 10 años de edad mental).
Le pongo un 4 y quiero resaltar que hay un monologuista español llamado Hovic en un papel del villano templario Ojeda, además de Carlos Bardén y un irreconocible Javier Gutierrez en el papel de Torquemada.