Google+ Followers

martes, 17 de enero de 2017

la crítica: CAFÉ SOCIETY

En el Hollywood de los años 30 el sobrino de una agente Famoso intenta abrirse paso en el star system con la ayuda de su tío, de paso se enamora de la amante de este.
Jesse Eisenberg es el skbrino de Steve Carell y se enamora de su amante Kristen Stewart.
Woody Allen echó fulminantemente a Bruce Willis que interpretaba el papel de Carell. Las malas lenguas dicen que acudía ebrio al set de rodaje.
Los actores están correctos, sobre todo el tándem Eisenberg/Stewart en su enésima colaboración en la gran pantalla. Woody Allen se reserva el rol de narrador a parte de dirigir la función.
A película cuenta con una fabulosa música dd jazz, elección de Allen, virtuoso en esas lides. La escenigrafía, iluninación y puesta en escena...un diez. ¿Dónde falla entonces este Café Society? Pues en la dirección. Allen se olvida que está roda do u a película y se limita a filmar una especie de estudio 1 de tve, o sea una obra de teatro con cámaras. Coloca la cámara fija el 90℅ del tiempo a la altura de donde estaría el repetable que acude a una sucesión de cambios de decorados y vestuarios donde los actores recitan en alto oara que no perdamos el hilo. Soy fan de Allen desde Annke Hall o El dormilón, esto no es Media Noche en París. Aquí no hay pasión ni imaginación, sino uns suerte dd estrellas que se limitan a declamar el texto para engordar su curriculum por haber trabajado con el otrora grandioso genio judío.
Señor Allen, no se ouede dirigir en piloto automático, vuelva usted a hacernos reír con situaciones cotidianas, que es lo que mejor sabe hacer.
Un 4.