Google+ Followers

domingo, 29 de enero de 2017

la crítica: UN MONSTRUO VIENE A VERME

Un niño que sufre de acoso escolar al mismo tiempo que asiste a como se aoaga la vida de su madre por el cáncer, se evade de la realidad escuchando las historias que ke cuenta un monstruo.
Juan Antonio Bayona vuelve a Hollywood tras "Lo Imposible" y justo antes de "Jurassic World 2". Ya se que me dirán que es una película española. No lo es.
Liam Neeson es la voz del monstruo. Desde el Samaug de Benedict Cumberbatch no había escuchado nada tan acojonante.
Sigourney Weaver está impecable como la abuela mala. No hay papel que se le resista.
Felicity Jones cambia de registro y deja de ser la heroína para meterse en la piel de la moribunda madre. Un gran acierto, todo el casting, pero especialmente la señorita Jones, lacrimógena y creíble a partes iguales.
Toby Kebbell es el padre del niño. Pasaba por allí, puso la mano y cobró el cheque. No lo hace mal, pero no logra trascender.
Lewis Macdougall (Pan) es el protagonista. Lo mejor del film, pero ni siquiera el logra salvar los muebles.
Juan Antonio Bayona ya se ha instalado en Hollywood y parece que ha adoptado todos los manierismos del lugar y mimetizado con el entorno.
Así pues asistimos a un cuento previsible. Una suerte de artificios,  un pantone de fuegos fatuos que buscan erosionar a la falsa gente de lágrima fácil.
Impecable factura para dos horas de atrezzo en grado supino.
Bayona, vendiste tu alma y nos entregas esto.
Un 4