Google+ Followers

sábado, 29 de abril de 2017

la crítica: 50 SOMBRAS MAS OSCURAS

Una breve sinopsis. El señor Grey no olvida a Anastasia y pronto reanuda su tormentosa relación.
De la intimidación al miedo, de la galantería a la obsesión. Una delgada línea separa el amor de Christian Grey por Anastasia de la absoluta locura.
James Foley toma el testigo dejado por Samantha Taylor-Johnson en esta obligatoria secuela del libro que ha borrado las huellas digitales de millones de lectoras.
Foley (Glengarry Glen Ross, The Corruptor) viene a dar un poco de sobria calidad al producto final. Un poco, no nos engañemos, pues estamos ante un estrenos tv de sobremesa con esteroides en el presupuesto.
Lo peor es que copia el esquema de la primera. No nos olvidemos que este es un trabajo de encargo, así que tenemos la escena del helicóptero para impresionar a Anastasia, pero la sustituimos por un Yate. Tenemos las consabidas escenas de sexo softcore para niños (como las de la primera parte) y una pareja que sigue pareciendo tan artificial como en realidad es.
Entonces ¿qué es lo bueno de esta secuela?
Solamente dos cositas:
Eric Johnson, el novio de Lana Lang en Smallville, es aquí el villano de la función, no le dan demasiados minutos, pero se merienda con papas y mojo canario a todos los que comparten una escena con él. Encima queda tocado y regresará para una futurible venganza.
Kim Basinger. A sus ciento y pico años (siglo arriba siglo abajo) sigue siendo la que mejor calienta al respetable, sin duda lo mejor de esta película, que eleva en sus escenas el escaso nivel de esta producción.
En suma, una secuela que mejora el olvidable arranque de esta trilogía y que prepara el terreno a una tercera parte que probablemente será la mas  emocionante de la saga.
Un 6