Google+ Followers

martes, 18 de abril de 2017

La crítica: FAST & FURIOUS 8

Una breve sinopsis. Toretto vuelve a ser el malo de la función (como en la primera​ parte)
y nadie sabe por qué ahora se ha vuelto contra su familia.
No voy a entrar en la polémica de twitter entre Johnson y Diesel. No sé quien la tiene mas grande, ni me importa.
Bueno, si la séptima entrega ya era una especie de Avengers Assemble, esta es simplemente un quiero y no puedo.
A golpe de encuesta decidieron​ que el malo de la octava debía ser Mr. Vicente Gasoil, de paso Helen Mirren puso en Twitter que le haría ilusión salir en esto, y ¿sabéis qué? por obra y gracia de un calzador gigante, aquí la han metido, (alerta tunning, digo spoiler) interpreta a la madre de Jason  Statham, que ahora es bueno (...).
Despropósito tras despropósito, la audiencia pedía el regreso del mejor villano de la saga, el señor Luke Evans, que regresa durante 12 segundos, el tiempo justo para coger el cheque e irse de nuevo al rodaje de "La Bella y la Bestia".
Jordana Brewster y Paul Walker (digital) ni aparecen, ni se les espera.
Charlize Theron se gasta el sueldo en estar mas irreconocible que René Zellweger en Bridget Jones 3.
La película no es mala si te lo tomas como una spoof movie (película que parodia a otras películas). Pero si la afrontas como el entretenimiento serio que aspira a ser, es sin duda la peor entrega de la saga. Un batiburrillo de chistes y peleas concatenadas para lucimiento a la mayor gloria de Grasaman (Gasoil) y  Anabolizanteman (Rock Johnson & Johnson).
El truco es hacer la trama tan estúpida y previsible que cada 10 segundos te veas forzado a hacer un giro de volante (los únicos que hay en la cinta).
Elsa Pataki sale un momentito y es sin duda lo mejor de las interminables dos horas y media que dura este cartoon.
F. Gary Gray (The Italian Job) firma su trabajo mas impersonal y de encargo.
Un truño infumable. Le doy un 4 por los chistes, que son lo mejor de Tha Fate of The Furious.