Google+ Followers

miércoles, 19 de abril de 2017

La crítica: LIFE

Fui a ver esta película con la idea preconcebida de que asistiría a un refrito de Alien y Gravity, y en cierto modo...así fue.
La historia es muy simple, una misión espacial tripulada recibe una muestra de vida de Marte. La cosa se desmadra y tienen que evitar a toda costa, que el extraterrestre llegue a La Tierra.
 Y al final ¿cual es el poso que te queda de una película como esta? pues simplemente te encomiendas a la virgen de Fátima y deseas que todo haya sido una precuela de Venom, el simbionte archienemigo de Spider-man.
Merece la pena detenerse un momento en este rumor desmentido ya por los propios escritores del guión Rhett Reese Paul Wernick, que curiosamente se están encargando además del libreto de la mencionada Venom.
La verdad es que sin duda funcionaría como precuela dentro del universo de Spider-man cuyos derechos siguen en posesión de Sony (que también produce esta Life), pero en la gira promocional los guionistas han dicho que esto no es así, y con eso debemos quedarnos​, ya sabes...amores a la fuerza no son posibles.
Volviendo a Life debemos fijarnos forzosamente en el diseño de producción, extremadamente meticuloso y realista, que nos introduce de lleno en la estación espacial internacional. La recreación es tan hiper realista que da miedo. Desde Gravity, no veía nada tan inmersivo y claustrofóbico como esto. ¿De qué manera el director Daniel Espinosa nos devuelve a que estamos ante un entretenimiento​ veraniego? Pues muy simple. Ya desde el minuto uno cuando se produce un impacto en el espacio y podemos oír el sonido del mismo. Y ya se sabe, que si no hay aire, las ondas acústicas no pueden propagarse.
Quedémonos con este nombre, Daniel Espinosa. Este director sueco de origen chileno ya había dirigido a Ryan Reynolds en la exitosa Safe House. Aquí vuelven a coincidir en un producto con menos aspiraciones artísticas y mucho regusto a serie b cara.
Ryan Reynolds. Amigo personal de Espinosa, embarca a su otro amigo del alma, el fabuloso Jake Gyllenhaal en esta digna space ópera.
Reynolds, se interpreta así mismo, o sea, es el chistoso del grupo. Esto mucha gente no  lo va a entender, pero voy a intentar explicarlo. Existen personas, como yo mismo, que adquieren su fuerza vital de las sonrisas que consigan arrancar a la gente que les rodea. Cuanta mas felicidad logre imprimir en los demás, mas recibe uno mismo.
Ryan está como siempre, impecable.
Jake Gyllenhaal, pues este casi infalible actor (ver el desastre de Southpaw), muestra aquí que sigue siendo la mejor opción dramática de su generación. Nada que reprocharle. Simplemente impecable.
Rebecca Ferguson. Compatriota del director y vista en Mission Impossible: Rogue Nation, estamos ante la el otro 50%  dramático sobre el que se sustenta este film. Ferguson es belleza pero es también fuerza. Es el hombre de la misión, aunque es mujer. Esto me ha gustado muchísimo porque Ripley si hay mas que una, porque el cine de acción comercial merece papeles como este. A dios gracias, pronto la veremos repitiendo con Cruise en MI 6.
Mención especial a los efectos especiales, los visuales son correctos, pero el sonido es sobresaliente.
En suma, una película comercial bien hecha, con buenos actores, que renuncia a la profundidad en favor de la tensión y el espectáculo. No es una obra maestra, pero creo que tampoco pretendía serlo.
Un 7