Google+ Followers

viernes, 5 de mayo de 2017

la crítica: JOHN WICK PACTO DE SANGRE


Parece mentira pero el chico que me vendió la entrada no sabía que esta era una secuela, lo que me hizo pensar que quizás debieron haber estrenado la primera parte en las salas comerciales españolas (...)
John Wick 2, o como hacer una película de alto presupuesto con cuatro perras.
Vamos al asunto. El codirector de la primera firma en solitario esta Pacto de Sangre. No es una continuación al uso, porque en vez de centrarse en la venganza inacabada de la primera, lo despacha en los primeros tres minutos, que sirven de prólogo para lo que nos espera, al mas pulo estilo de la escena inicial de las películas de James Bond.
 En John Wick 2 he tenido en cierta medida la misma sensación  cuando vi Matrix en el cine. Me explico, vi algo distinto, algo bien hecho, que ponía físicamente al límite a su protagonista. No nos engañemos, Reeves ya pasa los 50, parecería que quiero decir que ya está en baja forma. Todo lo contrario, en esta secuela mejora en técnica y en disciplinas empleadas en la acción, dejando en pañales el fakefu de Matrix y haciendo que la primera parte pareciera un ensallo de esta.
Keanu Reeves sigue en forma. Esta segunda parte cumple con el dogma de las secuelas. Esto es potenciar lo que funcionó en la primera y eliminar lo que no. Por tanto el tema de que le han matado al perro ya no sirve, es por ello que la película ahonda en como es el mundo de esta sociedad de asesinos a la que John Wick perteneció. ¿Entonces ya no hay artes marciales y armas? No no no, no vayas por ahí amigo. En esta película hay mas Keanu Reeves dando estopa por doquier que en todas las películas de su carrera juntas.
Chad Stahelski, este actor y coreógrafo de películas como Matrix o 300, vuelve a la silla del director, esta vez en solitario.
Normalmente las película de acción tipo Bourne, colocan la cámara demasiado cerca  para enmarañar y disimular que es el especialista y no la estrella del el film el que realiza la coreografía.
Ricardo Scamarcio, de nacionalidad italiana, visto en Burnt es el malo de la función. Sinceramente lo mas flojo del film. Teniendo a Ian McShane y a Laurence Fishburne a bordo, se decantaron por este jóven...bueno, es su elección así que apechuguen. Muy flojo. No está a la altura del resto del reparto.
Secundarios de lujo en este Wick 2 donde también pasaba por allí Common, no sé quien lo contrató, pero deberían despedirlos a los dos. Eso sí, destaca Ruby Rose, sin una línea de diálogo, su presencia y sus belleza eclipsan al mismísimo Reeves.
Laurence Fishburne a.k.a. Morfeo vuelve a reunirse con Neo. Se atisba lo que viene en la tercera parte entre ellos, pero tendremos que esperar dos años para verlo.
Sin hacer alerones, perdón spoilers (el corrector) os diré que esto es una trilogía y que ya estoy en el cine haciendo cola para ver como se resuelve un final que no deja en una posición muy cómoda a Wick.
Dura, sucia, violenta, en suma: deliciosa.
(Crítica realizada​ en el trayecto hacia Fuerteventura en el barco de Fred Olsen)
Un 9