Google+ Followers

viernes, 28 de julio de 2017

La crítica: DUNKERQUE

Una breve sinopsis: Dunkerque, Francia. Segunda guerra mundial. 300000 soldados aliados necesitan ser evacuados. La operación Dinamo está en marcha.
Me ceñiré a destripar este film desde el punto de vista cinematográfico, no del histórico. Este
un ejemplo mas de que no se le puede dar barra libre a un divo.
Soy fan de Nolan desde Memento. El Caballero Oscuro es una de mis pelis favoritas...Interstellar, Inception, también lo son. En mi opinión es una muy mala película. Un acto de onanismo cinematográfico donde se regala a sí mismo un metraje escueto de teatro amateur de alto presupuesto.
Fracasa en su intento de mantener un circo de tres pista. Tres historias que suceden cronológicamente casi al mismo tiempo. Nolan recurre a un montaje triple, confuso, inconexo, que no logra la empatía del respetable.
Por cierto, el recurso de prolongar hasta el infinito una nota aguda de violín para premonizar un acto terrible, no puede usarse cada 15 segundos, porque el hastío provocado es supino.
Salvo de la quema al reparto. Kenneth Branagh, Cillian Murphy, Tom Hardy y la gran sorpresa Harry Styles, que emprende con éxito el viaje de cantante a actor.
Una gran decepción, de uno de mis directores favoritos, que también tiene derecho a patinar...y aquí se da una buena hostia. Algunos dirán que es una obra maestra. Yo defiendo la subjetividad de cada persona, al sujeto, cada uno se enfrenta de manera distinta al visionado de un film. Tenía altas expectativas, quizás ese fue el error, esperar una película dedicada para mí, cuando en realidad, los planes de Christopher Nolan eran otros. Muchos medios empleados para dar un aire de clasicismo vintage, que no logra disfrazar lo evidente. No hay guión, el apartado visual no logra narrar la historia por sí mismo y por último. La película siempre, siempre, siempre, debe ser un regalo que el director entrega a su audiencia, y esta, simplemente, no lo es.
Lo mejor: es corta.
Lo peor: se hace larga.
La nota: un triste cuatro.